Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Concilium - PDF gratuitos

:: Editorial Verbo Divino :: Autor destacado María Clara Bingemer

María Clara Bingemer

María Clara Bingemer

Para conocer un poco más a… María Clara Bingemer

 

 

Si fueras el ángel de la guarda de Simone Weil, ¿qué secreto nos contarías de ella? Yo les diría que por detrás de esa mujer descuidada, con la belleza naufragada por la compasión y el servicio a los pobres, se esconde una belleza fulgurante hecha de pasión por Dios y por la humanidad que se revelaba solamente a los que sabían observarla y quererla.

Si pintaras con palabras a Simone, en tres brochazos, ¿qué tres palabras esenciales elegirías? Mística, compasión, amor.

Si pudieras haber compartido con ella algún episodio de su vida, ¿en cuál te habría gustado estar? Me habría gustado estar con ella en la procesión de las mujeres de los pescadores de Povoa do Varzim, en Portugal, cuando ella, mirando la procesión y escuchando los cantos religiosos que no entendía, supo interiormente que Nietzche tenía razón cuando decía que el cristianismo es la religión de los esclavos, pero que esa era la única vía de liberación para los seres humanos y para ella específicamente.

Si pudieras mandarle desde aquí una paloma mensajera con un mensaje de agradecimiento, ¿qué le dirías? Gracias por haberme enseñado que vivir apasionada es la única manera de vivir realmente. Es aquello que me enamora y me apasiona lo que determina hacia dónde va mi vida y por qué soy capaz de morir.

Si confesases un consejo de sabiduría que has aprendido a través de Simone, ¿cuál destacarías? Solo se conoce verdaderamente lo que se conoce a través de la experiencia. El conocimiento puramente teórico y racional no lleva al descubrimiento de la verdad.

Si viviese actualmente, en nuestro siglo XXI, ¿cómo te la imaginas? Estaría seguramente en Irak en el frente, o en Gaza, cuidando los heridos y protestando contra la violencia injusta. O en una favela de Rio de Janeiro, compartiendo la vida de los más pobres. O en África, continente casi suprimido del mapa, para sufrir al lado de los últimos de la tierra.

Si pudiésemos colocar en la sede de la ONU un eslogan con motivo del centenario de Simone Weil, ¿qué querría ella decirnos? La atención al desventurado es un milagro mayor que andar sobre las aguas o resucitar un muerto.

Si pudieses invitarle a cenar una noche en tu casa, ¿a quién más invitarías para que ella y tú estuvieseis a gusto? Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Dorothy Day, Thomas Merton.

Si os emocionase un mismo pasaje evangélico, ¿con cuál te quedarías?  Con la Carta a los Filipenses, su texto neotestamentario preferido: “Él, que tenía la condición divina, no se aferró a su igualdad con Dios. Sino que se vació, se humilló… fue obediente hasta la muerte… y muerte de cruz”. Ella decía que era eso que la constreñía a creer.

Si tú fueras luz y quisieras llevar el mensaje de esta mujer a algún lugar de la tierra, ¿qué rincón elegirías? Allí en donde hay más sufrimiento con la injusticia para llevar esperanza. Pero también allí donde hay más desesperanza por falta del sentido para la vida, también para llevar esperanza.

Si con este libro te concediesen un premio, ¿qué te gustaría que destacase de tu libro? Que es un libro sobre una figura de mujer al mismo tiempo santa y genial, que trae intuiciones luminosas para una de las llagas mayores de nuestro tiempo: la fuerza y la violencia.

¿Cuál es el capítulo con el que más disfrutaste? Aquel en que busco las conexiones en el pensamiento de Simone Weil entre violencia y religión.

¿Cuál ha sido la página más difícil de escribir? Paradójicamente ha sido aquella donde digo que ella encuentra el sentido para la salida de la violencia en Cristo crucificado. Quizás porque sea lo que más me desafía por un lado. Y por otro porque he luchado mucho para ser fiel a la complejidad del pensamiento de Simone Weil.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Simone Weil? Me cayó en las manos un libro de Eclea Bosi, psicóloga brasileña que compilaba textos suyos. Inmediatamente me identifiqué y hasta hoy, cuanto más la leo, más siento que me falta conocer esa personalidad y ese pensamiento abisal.

¿Qué descubrimiento al escribir tu obra te ha enriquecido más? Como, aun con graves críticas y distancia de la institución eclesial y religiosa, ella logra vivir una experiencia mística ardiente y profunda de unión con Dios y como eso en ella es inseparable de su opción por los más pobres.

¿Con qué te gustaría que se quedasen, sobre todo, tus lectores? Con el deseo despertado de conocer más su persona y su obra, sintiendo allí el olor y el sabor de la verdad.

¿Cuál será tu próxima obra? Si Dios quiere, será una obra sobre la mística en el siglo XX. Deseo demostrar cómo el llamado “siglo sin Dios” produjo místicos importantes que a partir de los desafíos de la secularidad hicieron una síntesis nueva entre contemplación y acción.

¿Sobre qué otra mujer te gustaría escribir? Creo que Etty Hillesum sería la primera, pero también me fascinan Edith Stein y Dorothy Day. Espero poder explorar sus vidas e interpretarlas para mis contemporáneos

Imprimir imprimir

Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia