Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

:: Editorial Verbo Divino :: Autor destacado Xabier Pikaza Ibarrondo

Xabier Pikaza Ibarrondo

Xabier Pikaza Ibarrondo

Para conocer un poco más a… XABIER PIKAZA IBARRONDO

 

 

Nací en… Orozko, sobre la alta colina de Arrugaeta, en el baserri o caserío de mi abuelo, pues a mi ama la habían sancionado por cuestiones de política y no tenía casa.

 

Lo que más recuerdo de la infancia es… Con el campo y la roca de Lekanda, al otro lado del valle, con mi madre, mi hermano mayor y mis tías, recuerdo a mi padre, volviendo de los mares del mundo, con ciudades extrañas en los ojos.

 

Mis amigos de infancia… Fueron muchos, niños de los caseríos vecinos, pasiegos de San Roque y, sobre todo, mis hermanos. El mayor, Ramón, cuya muerte he llorado como ninguna otra, ha sido quizá el mayor amigo de mi vida.

 

Lo que no me gustaba del colegio era… ¡No he tenido colegios, ni pude ir casi a la escuela! En el monte pasiego donde habían sancionado a mi madre no lo había; ella y sus maestras amigas fueron mi primer y mejor colegio.

 

El primer viaje que me impactó fue… El paso por Semelarra, del valle de Orozko al de Zeberio, solos por el ancho monte. O la subida al Gorbeia, a los ocho años, durmiendo en la chabola de pastores de alzada.

 

El mejor recuerdo familiar… La madre y el padre juntos, las veces que él venía… para sentir después, muy pronto, a los trece años, la guadaña implacable de la muerte de mi padre, por la que sigo preguntando a Dios sin respuesta.

 

El viaje soñado que tengo que hacer algún día… Tengo almacenados muchos en mis ojos. Me gustaría volver con Mabel a los Andes o al desierto de Judea. Me queda todavía el gran viaje interior.

 

El periódico que leo habitualmente… A las mañanas ojeo rápidamente en internet los de Bilbao y Madrid, con Le Monde,  The Times y Paese Sera. También miro los titulares y fotos de l’Osservatore Romano.

 

El mejor disfrute de mi blog es…. Seguir diciendo lo que he dicho por años en mis clases, sabiendo que pincha al otro lado de la red, en Filipinas, Recife, el Vaticano… Sí, hay una conexión especial del Vaticano, me lo dice un amigo hacker.

 

Un político al que invitaría a una cena en mi casa… En principio, ninguno… Si Aldo Moro viviera… Bueno, llamaría a Zapatero para cortar un choricito de León, a Rajoy para cocer “polvo da Lanzada”, a Ukullu para el marmitako, y a Mas, si me trajera una butifarra.

 

¿Por qué has escrito un diccionario de pensadores cristianos? Porque han estado conmigo día y noche a lo largo de treinta años de catedrático… Por eso, los he recogido y los he puesto en fila, así me dejan en paz… y ayudo a que otros los conozcan

 

¿Qué te parecen nuestros pensadores? ¡Todos son “nuestros”! Recuerdo con humor y amor a Zubiri. Llamaría, si pudiera a Heidegger y de M. Weber, y a Kant para pedirle que me explicara bien la Crítica del juicio.

 

El pensador que me ha impresionado a lo largo de la historia es… El primero fue Orígenes, por su forma de unir Biblia y Filosofía, el platonismo y la vida de Dios… Sigo con Abelardo, a ver si le convenzo para que viva con Eloísa.

 

Y el mías cabezón… Quizá san Agustín, largo en entender la aventura interior, y corto para acoger en cristiano el amor de su “esposa”. También Quevedo, aunque F. Torres me lo ha querido explicar.

 

 Y una pensadora que te impacte por sus ideas… Simone Weil, genialmente lúcida, pero incapaz de tomar distancia y amar con alma y cuerpo. Y Edith Stein, desnuda ante la cámara de gas, con su pensamiento en la Gran Morada.

 

Y quién crees que ha sido el más revolucionario… Dicen que Marx, pero quizá se perdió en su laboratorio. Otros dicen que Hegel, pero daba demasiadas vueltas en su bola para quedar en el mismo sitio. También Nietzsche fue a su bola. ¡Si pudiera juntar a Lutero con Ignacio de Loyola…!

 

El que más ha aportado a la humanidad…. ¡Jesús! A sus lados pondría a Pablo y Marcos. Después… Basilio el Grande, Tomás de Aquino, Descartes… Pero, por también a M. L. King, con Buda, Mahoma y Gandhi, que no están en el diccionario, porque no eran cristianos.

 

¿Quiénes serian los pensadores que mas apoyarían una huelga general? Antes no podía haber huelgas, pero protestaban de otra forma. Pon a Müntzer y a Bartolomé de las Casas, y de los modernos más modernos a los rusos (Boulgakov, Florenskij), con Bonhöffer, Sölle, Rahner y Gutiérrez.

 

¿El pensador más profético? De nuevo Marcos y Pablo (con Jesús). Y luego… Montano y Joaquin de F., con Theilhard, Moltmann, Congar y Ellacuría, por poner unos ejemplos.

¿Y el que más te ha llamado la atención?... Tertuliano y Abelardo, von Tomás de A. y Rahner. Quizá entre todos P. Floreskij, asesinado por el régimen de Stalin.

 

¿A qué pensador te gustaría entrevistar? A san Agustín, para preguntarle por qué dejó a su mujer…, a Unamuno, por ser de Bilbao, y a Bonhöffer, cuando le llevaban a la horca de Hitler.

 

¿Cuáles de los pensadores de hoy seleccionarías como apoyo para el presidente del Gobierno de nuestro país? Quizá valdrían los pensadores de la caída del Imperio romano (Boecio y Casiodoro). Unamuno no aguantaría. Los “orgánicos” de Franco (Ramírez, Ayuso o Canals) podrían darle algún consejo.

 

¿Con cuál de ellos te gustaría participar en una cena? Con santa Teresa (¡otra vez los huevos fritos!) y Juan de la Cruz (aunque no cenara). Llamaría sobre todo a Hildegarda de Bingen y a sor Juana Inés Azbajen o de la Cruz, que sabían más de comidas.

 

¿Por qué metes en el diccionario a tantas mujeres? Porque han pensado más de lo que se piensa, aunque no he llegado al fifty fifty que quiere el presidente que tanto te preocupa. Así pongo a Isabel de la Trinidad, a D. Day, a Porete, etc.

 

¿Quiénes son los pensadores más opuestos? Se ha hablado de Orígenes y Tertuliano, de Abelardo y Bernardo, de Descartes y Pascual, de Lutero e Ignacio de Loyola, de Calvino y Juan de la Cruz… Pero quizá son complementarios.

 

¿Y quiénes podrían ser más amigos? Basilio y Gregorio de Nisa, Juan de la Cruz y Teresa, los Niebuhr (buenos hermanos), Destro y Pesce (casados), Balthasar y Rahner de jóvenes (pero separados después…).

 

¿Ha triunfado el pensamiento? A muchos les mataron por pensar, como a Jesús (a Prisciliano y Servet, a G. Bruno y Molinos, a Romero y Ellacuría…); pero otros han llegado por pensar a obispos, cardenales o papas (Cusa, Berkeley y Cayetano, Belarmino y  Ratzinger…). No sé quiénes lo hicieron mejor.

 

¿A cuál de ellos elegirías para presidente del Gobierno? A ninguno, para pensar “basta” el que tenemos… aunque ha habido grandes o “astutos” estadistas como Ambrosio y Gregorio VIII, o los cardenales de Toledo y Madrid, Cisneros y Rouco, que serían buenos amigos.

Imprimir imprimir  Enviar enviar

Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia