Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Concilium - PDF gratuitos Septiembre, mes de la Biblia

Viernes de la 3ª semana de Cuaresma

Anteriorviernes, 09 de marzo de 2018 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Oseas 14, 2-10
80, 6c-8a. 8bc-9. 10-11ab. 14 y 17
Marcos 12, 28b-34
Liturgia
Color Morado
Ciclo B
Semana Salterio III
Francisca Romana, Domingo Savio

La Editorial Verbo Divino ha lanzado una nueva aplicación “La Buena Noticia de cada día”. La pueden descargar en Play Store para Android o en App Store para Apple. En la aplicación encontrarán las lecturas completas que se proclaman en la Eucaristía de todos los días del año, acompañadas de un sugerente comentario que invita a la oración.  Podrán consultar festividades y acceder a las oraciones que año tras año se ofrecerán, así como visualizar un vídeo semanal con el que se pretende acercarles el evangelio de una manera original.

 

 

Cita del día

Un escriba pregunta a Jesús haciéndose portavoz de todos nosotros, que tratamos de comprender mejor lo que nos pide el Señor. Se trata de una pregunta sencilla que quizás planteamos no por curiosidad, sino con el corazón dispuesto a obedecer. La respuesta no es menos sencilla: Dios, que es amor, quiere de nosotros amor porque quiere hacernos partícipes de su misma vida. Lo que nos manda es, antes que nada, don inaudito, tesoro, fuente de todo bien. Hoy la Palabra nos señala en concreto el horizonte ilimitado de esta realidad nueva y cómo tenemos que actuar para poderlo abarcar en su plenitud. La condición esencial es renunciar a cualquier forma de idolatría: “El Señor nuestro Dios es el único Señor”. Pero cuántas veces hemos llamado “dios nuestro” a las obras de nuestras manos, adorando nuestras realizaciones de bienes materiales, de carrera y posición social, de éxito... Y nos hemos hecho esclavos de cosas efímeras, transformando a los hermanos en rivales, perdiendo la libertad tan deseada. 
Desde lo hondo de este abismo queremos volver a las altas cimas. Pero no será nuestro esfuerzo el que lo logrará, sino nuestra humildad, nuestra pobreza: mendigos de amor y de paz, recibiremos gratuitamente el don si acogemos al Amor sobreabundante que nos renueva, día tras día, rompiendo las barreras de nuestro egoísmo, traspasando los estrechos horizontes de nuestra capacidad de amar. Entonces, todo hombre se convertirá en “prójimo”.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Oseas 14, 2-10

Lectura de la profecía de Oseas

Así dice el Señor:
        ¡Vuelve, Israel, al Señor tu Dios
        pues caíste a causa de tu iniquidad!
        Busquen las palabras oportunas
        y vuelvan al Señor diciendo:
        «Perdona toda nuestra culpa
        y acepta esto que es bueno
        y que nosotros te ofrecemos:
        las palabras de nuestros labios.
        Asiria no puede salvarnos;
        tampoco escaparemos a caballo
        ni llamaremos más “Dios nuestro”
        a las obras de nuestras manos.
        Solo en ti halla el huérfano piedad».
        Yo curaré su apostasía,
        los amaré generosamente,
        pues mi cólera ya no los afecta.
        Seré para Israel como el rocío,
        florecerá como el lirio
        y sus raíces serán tan firmes
        como los árboles del Líbano.
        Sus retoños se extenderán,
        tendrá el esplendor del olivo
        y la fragancia del Líbano.
        Regresarán aquellos
        que habitaban a su sombra,
        crecerán como el trigo,
        florecerán como la vid
        y como el vino del Líbano,
        será famoso su recuerdo.
        Entonces Efraín [se dirá]:
        «¿Qué me importan los ídolos?».
        Y yo respondo y lo protejo,
        pues soy como abeto siempre verde
        y de mí procede tu fruto.
        Que los sabios y prudentes
        entiendan este mensaje:
        los caminos del Señor son rectos
        y por ellos caminan los justos;
        los malvados, en cambio, tropiezan.

Salmo:
80, 6c-8a. 8bc-9. 10-11ab. 14 y 17

R/. Yo soy el Señor, Dios tuyo: 
          escuha mi voz.

      Oí un lenguaje que no conocía: 
          «Yo quité la carga de sus hombros, 
          sus manos se libraron de la espuerta. 
          En la angustia gritaste y te salve. R/.

      Te contesté oculto en la tormenta, 
          junto a las aguas de Meribá te probé». 
          Escucha, pueblo mío, voy a prevenirte: 
          ¡Israel, ojalá quieras escucharme! R/.

      No tengas junto a ti a un dios extraño, 
          no rindas culto a un dios ajeno. 
          Yo soy Dios, tu Señor, 
          quien te sacó de la tierra de Egipto. R/.

      Si mi pueblo me hubiera escuchado, 
          si siguiese Israel mis caminos. 
          Le haría comer el mejor trigo, 
          lo saciaría con miel de las peñas. R/.

Evangelio:
Marcos 12, 28b-34

Lectura del santo evangelio según san Marcos

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: 
—¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? 
Jesús le contestó: 
—El primero es: Escucha, Israel : el Señor, nuestro Dios, es el único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas. Y el segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento mayor que estos. 
El maestro de la ley contestó a Jesús: 
—¡Muy bien, Maestro! Es cierto lo que dices: Dios es único y no hay otro fuera de él. Y amar a Dios con todo nuestro corazón, con todo nuestro entendimiento y con todas nuestras fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios. 
Jesús entonces, viendo que había contestado con sabiduría, le dijo: 
—Tú no estás lejos del reino de Dios. 
Después de esto, ya nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia