Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Concilium - PDF gratuitos

Sábado de la 3ª semana de Cuaresma

Anteriorsábado, 10 de marzo de 2018 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Oseas 6, 1-6
50, 3-4. 18-19. 20-21ab
Lucas 18, 9-14
Liturgia
Color Morado
Ciclo B
Semana Salterio III
Cayo

La Editorial Verbo Divino ha lanzado una nueva aplicación “La Buena Noticia de cada día”. La pueden descargar en Play Store para Android o en App Store para Apple. En la aplicación encontrarán las lecturas completas que se proclaman en la Eucaristía de todos los días del año, acompañadas de un sugerente comentario que invita a la oración.  Podrán consultar festividades y acceder a las oraciones que año tras año se ofrecerán, así como visualizar un vídeo semanal con el que se pretende acercarles el evangelio de una manera original.

 

 

Cita del día

Conocer a Dios y conocerse a sí mismo o, mejor, conocerse a sí mismo en Dios: ése es el comienzo de la sabiduría y de la verdadera vida. Todos los santos lo han experimentado. De hecho, ¿qué es el hombre sin Dios? Un soberbio destinado a la oscura soledad, rodeado de presuntos rivales o de seres juzgados indignos; en resumidas cuentas, un desesperado pillado en el cepo de su egoísmo, de su pecado. ¿Qué es el hombre con Dios? Sigue siendo un orgulloso, un pecador. Pero sabe que precisamente la experiencia del pecado puede convertirse en un lugar en el que Dios –el Misericordioso– revela su rostro. 
Vemos, pues, lo importante que es dejar caer las caretas con las que pretendemos ocultarnos, sobre todo a nosotros mismos, la pobreza de nuestro ser, la mezquindad de nuestro corazón, la dureza de nuestros juicios. Uno sólo puede curarse si se reconoce enfermo, necesitado de salvación. Dios espera este momento, incluso hasta lo provoca sabiamente con su pedagogía inconfundible. Todos somos siempre un poco “fariseos”, pero a todos nos brinda Dios poder hacer la experiencia del publicano de la parábola, lograr una auténtica humildad, la que reconoce que Dios es mayor que nuestro corazón y que siempre perdona.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Oseas 6, 1-6

Lectura de la profecía de Oseas

«Vengan, volvamos al Señor,
porque él nos ha desgarrado
y él será quien nos cure;
él nos ha hecho la herida
y él nos la vendará.
Al cabo de dos días
nos devolverá la vida;
al tercero nos levantará
y viviremos en su presencia.
Esforcémonos en conocer al Señor;
segura como la aurora es su venida:
vendrá a nosotros como la lluvia,
como lluvia de primavera
que empapa la tierra».
¿Qué haré contigo Efraín?
¿Qué haré contigo Judá?
El amor de ustedes es como nube matutina,
como rocío que pronto se disipa.
Por eso los he golpeado
por medio de los profetas,
con mis palabras los he quebrantado
y mi juicio resplandece como luz.
Porque quiero amor y no sacrificio,
conocer a Dios y no holocaustos.

Salmo:
50, 3-4. 18-19. 20-21ab

R/. Quiero amor, y no sacrificio.

      Apiádate de mí, oh Dios, por tu amor, 
          por tu gran compasión borra mi falta; 
          límpiame por entero de mi culpa, 
          purifícame de mis pecados. R/.

      No te satisfacen los sacrificios, 
          si te ofrezco un holocausto no lo quieres. 
          El sacrificio a Dios es un espíritu apenado, 
          tú, Dios, no rechazas el corazón dolorido y humilde. R/.

      Favorece complacido a Sion, 
          reconstruye los muros de Jerusalén; 
          entonces te agradarán los sacrificios justos, 
          los holocaustos y el sacrificio perfecto. R/.

Evangelio:
Lucas 18, 9-14

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, a unos que alardeaban de su propia rectitud y despreciaban a todos los demás, Jesús les contó esta parábola:
—En cierta ocasión, dos hombres fueron al Templo a orar. Uno de ellos era un fariseo, y el otro un recaudador de impuestos. El fariseo, plantado en primera fila, oraba en su interior de esta manera: «¡Oh Dios! Te doy gracias porque yo no soy como los demás: ladrones, malvados y adúlteros. Tampoco soy como ese recaudador de impuestos. Ayuno dos veces por semana y pago al Templo la décima parte de todas mis ganancias».
En cambio, el recaudador de impuestos, que se mantenía a distancia, ni siquiera se atrevía a levantar la vista del suelo, sino que se golpeaba el pecho y decía: «¡Oh Dios! Ten compasión de mí, que soy pecador».
Les digo que este recaudador de impuestos volvió a casa con sus pecados perdonados; el fariseo, en cambio, no. Porque Dios humillará a quien se ensalce a sí mismo; pero ensalzará a quien se humille a sí mismo.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia