Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Viernes de la 31ª Semana del T.O

Anteriorviernes, 10 de noviembre de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Romanos 15, 14-21
97, 1. 2-3ab. 3cd-4
Lucas 16, 1-8
Liturgia
Color Verde
Ciclo A
Semana Salterio III
León Magno
Comentario del día

Parábola sobre la astucia de un mal administrador. El dueño descubre que el administrador malversa su dinero y lo echa. Ante su futuro incierto decide favorecer a los deudores de su amo, engañando de nuevo, para que estos le sean favorables en la nueva vida que comienza.
Las parábolas no son «fábulas con moraleja», sino escenas tomadas de la vida real. Todos sabemos que hay personas «listas», con pocos remordimientos, que siempre sacan provecho. Jesús ni lo aprueba ni lo recomienda; solo dice que ha sido hábil a la hora de afrontar un futuro negro. El discípulo debe «ser astuto», no necio, en el desenvolvimiento de la vida.
Que no confunda, Señor, sagacidad con malicia, ni bondad con necedad. Dame tu gracia para ser discretamente hábil y siempre honesto.

Cita del día

La Palabra de Dios nos puede dejar desconcertados: ¿acaso nos está diciendo que el fin justifica los medios? ¿Que los pillos son los que salen ganando? ¿Qué debemos preferir el arte de buscar arreglos a la honestidad? En ese caso, nuestro mundo sería ejemplar en más aspectos.
Las provocadoras palabras de Jesús nos «obligan» a escucharlas de manera profunda. Está el modo de proceder ingenioso de quien obra de manera deshonesta y engañosa, que es una actitud que implica análisis, inventiva, abnegación. Es posible que los discípulos de Jesús no se caractericen por el mismo grado de compromiso, porque en ocasiones ceden en seguida frente a los imprevistos, a las dificultades, y se presentan con el rostro demacrado, con el paso apático...
Tenemos que sentirnos interpelados: se trata de una invitación a verificar la calidad de nuestro apostolado. La Palabra del Señor que hemos escuchado hoy nos ofrece un modelo: Pablo y su apasionada y agotadora carrera evangelizadora. Ser discípulos del Señor significa ser hombres y mujeres, vivos y creativos, que se han reconocido a sí mismos en la relación vital con Jesucristo, una relación nueva y renovada cada día. Se trata de dejarle vivir a él en nosotros y de arreglárnoslas para estar activamente con él y con los hermanos en él. Entonces, todos los fragmentos cotidianos de nuestra existencia se compondrán con armonía; como escribió santa Clara de Asís, «que, al vivir, tu vida sea una alabanza al Señor».

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Romanos 15, 14-21

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos

Respecto a ustedes, hermanos, estoy convencido de que rebosan bondad y están repletos de ese conocimiento gracias al cual pueden aconsejarse unos a otros. 
Me he atrevido, sin embargo, a escribirles con cierta audacia, tratando de refrescar su propia memoria. 
Lo hago amparado en el privilegio que Dios me ha concedido, de ser ministro de Cristo Jesús entre las naciones, ejerciendo el oficio sagrado de anunciar la buena noticia de Dios, a fin de que los paganos se presenten como ofrenda agradable a Dios, consagrada por el Espíritu Santo.
Tengo, pues, motivos para enorgullecerme como cristiano en lo que atañe al servicio de Dios. Y eso hablando únicamente —a más no me atrevo— de lo que Cristo ha llevado a cabo sirviéndose de mí para hacer que los paganos respondan a la fe. Se ha valido para ello de palabras y acciones, de señales y prodigios, y de la fuerza del Espíritu. 
De este modo, desde Jerusalén y viajando en todas direcciones hasta llegar a Iliria, he proclamado a fondo el mensaje evangélico de Cristo. 
Eso sí, hice siempre cuestión de amor propio proclamar ese mensaje allí donde Cristo era aún desconocido; nunca quise edificar sobre cimiento ajeno, para que se cumpla la Escritura:
        Los que no tenían noticia de él, podrán ver,
        y los que nada habían oído de él, entenderán.

Salmo:
97, 1. 2-3ab. 3cd-4

R/. El Señor revela a las naciones su victoria.

      Canten al Señor un cántico nuevo
          porque ha hecho maravillas;
          su diestra, su santo brazo,
          le ha dado la victoria. R/.

      El Señor ha proclamado su victoria,
          ante las naciones desvela su justicia.
          Ha recordado su amor y su verdad
          hacia la casa de Israel. R/.
 
      Han visto los confines de la tierra
          la victoria de nuestro Dios.
          Aclama al Señor tierra entera,
          griten de júbilo, alégrense, canten. R/.

Evangelio:
Lucas 16, 1-8

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—Un hombre rico tenía un administrador que fue acusado ante su amo de malversar sus bienes.
El amo lo llamó y le dijo:
«¿Qué es esto que me dicen de ti? Preséntame las cuentas de tu administración, porque desde ahora quedas despedido de tu cargo».
El administrador se puso a pensar:
«¿Qué voy a hacer ahora? Mi amo me quita la administración, y yo para cavar no tengo fuerzas, y pedir limosna me da vergüenza. ¡Ya sé qué voy a hacer para que, cuando deje el cargo, no falte quien me reciba en su casa!».
Comenzó entonces a llamar, uno por uno, a los deudores de su amo. Al primero le preguntó:
«¿Cuánto debes a mi amo?».
Le contestó: 
«Cien barriles de aceite».
El administrador le dijo:
«Pues mira, toma tus recibos y apunta solo cincuenta».
Al siguiente le preguntó:
«¿Tú cuánto le debes?».
Le contestó:
«Cien sacos de trigo».
Le dijo el administrador:
«Pues mira, toma tus recibos y apunta solo ochenta».
Y el amo elogió la astucia de aquel administrador corrupto porque, en efecto, los que pertenecen a este mundo son más sagaces en sus negocios que los que pertenecen a la luz.

Color verde
Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia