Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General

Martes Santo

Anteriormartes, 16 de abril de 2019 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Isaías 49, 1-6
70, 1-2. 3-4a. 5-6ab. 15 y 17
Juan 13, 21-33. 36-38
Liturgia
Color Morado
Ciclo C
Semana Salterio II
Engracia

Cita del día

Como un amigo al que estamos habituados de repente puede parecernos desconocido, extraño en el misterio de su persona, así debió de pasar a los discípulos en el cenáculo aquella tarde. Lo mismo nos pasa a nosotros hoy con Jesús: no comprendemos ya nada, nos quedamos perplejos ante la predicción que nos hace. Percibimos que verdaderamente conoce la posibilidad de nuestra traición, de nuestra falta de mantener la palabra, de esas sutiles, insinuantes afirmaciones que tenemos a flor de labios y hieren el corazón de la comunidad cristiana... Y nosotros ni siquiera nos damos cuenta de lo profunda que es la herida en su corazón, del que está en agonía hasta el fin del mundo, según la expresión de Pascal.
Y a pesar de todo –por siempre–, para él el traidor sigue siendo el amigo al que brinda un último gesto de predilección. Porque el amor no retira lo que ha dado, no reniega de lo que es. Prefiere consumirse en el dolor y la muerte...
Pero hoy, en la noche que rodea la sala de la cena, una luz queda encendida: finalmente hemos intuido algo del misterio de Jesús. Para cada uno de nosotros, que llevamos dentro las tinieblas de Judas, las frágiles corazonadas de Pedro y –esperemos– el amor de Juan, por cada uno de nosotros no cesa de ofrecerse a sí mismo, porque nos ha amado hasta el extremo. Ésta es su gloria: mostrar en el rostro desfigurado por el sufrimiento que el amor de Dios es fiel siempre, que el amor vencerá a la muerte. Es más, ya la ha vencido.
 

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Isaías 49, 1-6

Lectura del libro de Isaías

Escúchenme, costas remotas,
atiendan, pueblos lejanos.
Ya en el vientre me llamó el Señor,
en el seno materno pronunció mi nombre.
Hizo de mi boca espada afilada,
me ocultó al amparo de su mano;
hizo de mí una flecha puntiaguda,
me puso dentro de su aljaba.
Me dijo: Tú eres mi siervo, Israel,
en ti va a resplandecer mi gloria.
Pero yo pensaba: «En vano he trabajado,
en viento y por nada
he malgastado mis fuerzas»;
sin embargo, mi causa la llevaba el Señor,
mi recompensa dependía de mi Dios.
Y ahora así dice el Señor,
que me hizo su siervo ya en el vientre,
para que le trajese a Jacob,
para que le reuniese a Israel
(fui valioso a los ojos del Señor,
mi Dios fue mi fuerza):
Es muy poco que seas mi siervo
para restaurar a las tribus de Jacob
y reconducir al resto de Israel.
Voy a hacerte luz de las naciones
para que llegue mi salvación
hasta el confín de la tierra.

Salmo:
70, 1-2. 3-4a. 5-6ab. 15 y 17

R/. Pregonará mi boca tus actos salvadores, Señor.

      Señor, en ti confío,
          que no quede jamás defraudado.
          Por tu fuerza salvadora líbrame, libérame;
          acerca hacia mí tu oído y ponme a salvo. R/.

      Sé para mí fortaleza protectora
          donde siempre pueda entrar;
          tú has decidido salvarme,
          mi baluarte y mi bastión eres tú.
          Dios mío, líbrame de la mano del malvado. R/.

      Porque tú, Señor, eres mi esperanza,
          mi refugio, Señor, desde mi juventud.
          Desde el vientre materno en ti me apoyaba,
          del seno de mi madre me hiciste salir. R/.

      Pregonará mi boca tu justicia
          y tus actos salvadores todo el día,
          aunque no puedo contarlos.
          Dios me instruyó desde mi juventud
          y hasta ahora anuncio tus prodigios. R/.

Evangelio:
Juan 13, 21-33. 36-38

Lectura del santo evangelio según san Juan

En aquel tiempo, Jesús se sintió profundamente conmovido y declaró:
—Les aseguro que uno de ustedes va a traicionarme.
Los discípulos se miraban unos a otros preguntándose a quién se referiría. Uno de ellos, el discípulo a quien Jesús tanto quería, estaba recostado al lado de Jesús. Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería. El discípulo, inclinándose hacia Jesús, le preguntó:
—Señor, ¿quién es?
Jesús le contestó:
—Aquel para quien yo moje un bocado de pan y se lo dé, ese es.
Lo mojó y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dijo:
—Lo que vas a hacer, hazlo cuanto antes.
Ninguno de los comensales entendió por qué Jesús le dijo esto. Como Judas era el depositario de la bolsa, algunos pensaron que le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o que diera algo a los pobres. Judas tomó el bocado de pan y salió inmediatamente. Era de noche.
Apenas salió Judas, dijo Jesús:
—Ahora va a manifestarse la gloria del Hijo del hombre, y Dios va a ser glorificado en él. Y si Dios va a ser glorificado en él, Dios, a su vez, glorificará al Hijo del hombre. Y va a hacerlo muy pronto. Hijos míos, ya no estaré con ustedes por mucho tiempo. Me buscarán, pero les digo lo mismo que ya dije a los judíos: a donde yo voy ustedes no pueden venir.
Simón Pedro le preguntó:
—Señor, ¿a dónde vas?
Jesús le contestó:
—A donde yo voy, tú no puedes seguirme ahora; algún día lo harás.
Pedro insistió:
—Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Estoy dispuesto a dar mi vida por ti.
Jesús le dijo:
—¿De modo que estás dispuesto a dar tu vida por mí? Te aseguro que antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia